Marca España: La pobreza

Resulta tremendo, y hace unos años, impensable, que en el s. XXI existiera en nuestro calendario un día destinado al reconocimiento y recordatorio de la Pobreza. Este día es hoy, día 17 de Octubre del año 2014.

Hace unos años se reflexionaba a cerca del futuro con la certeza de que este llegase a ser   un concepto pasado y totalmente erradicado. Se estimaba que las desigualdades sociales se irían desvaneciendo y el margen entre los distintos estratos se habrían reducido.  

En la actualidad y según los datos publicados por distintos organismos, la pobreza se ha agudizado provocando mayores diferencias entre los colectivos sociales.

El primer factor que provoca diferencias situacionales es la discrepancia económica. Según datos publicados en el periódico digital El País, en mayo de este año, 2014, había cuatro millones de parados que no recibían ningún tipo de prestación económica[1]. Cáritas informa que 600.000 hogares no tienen ningún ingreso[2]. Es importante recordar que la media de miembros por hogar es de cuatro, por lo que el numero de personas que sufren esta escasez de recursos económicos se multiplica de manera considerable.  

El crecimiento de la pobreza abarca niveles sociales medianos y se extiende en distintas direcciones. Situaciones de escasos recursos económicos y sociales eran observados desde la distancia. En la actualidad esta distancia se ha acortado afectando a ámbitos sociales dispares y diseminados por todo el mapa español, provocando que un importante porcentaje de espacio social quede perturbado y que cada familia española observe estados de empobrecimiento cercanos.

La crisis por la que pasa nuestro país y las medidas llevadas a cabo por los distintos gobiernos han agravado las situaciones de  desigualdad. Hace unos años el sector secundario era el sector predominante en cuanto a tasas de ocupación en nuestro país. El creciente precio de la vivienda repercutía de manera positiva en los salarios de los ocupados del sector, haciendo de dicha actividad una oportunidad laboral importante. La cruel consecuencia de esto es que este grupo sectorial haya sido una alternativa a la educación, de manera que muchos jóvenes optaran por trabajar en la construcción en lugar de desarrollar el nivel educativo correspondiente.

Con la esperada explosión de la burbuja inmobiliaria, un importante conjunto de construcciones ha quedado a medias, o en otros casos, vacías, provocando una importante reducción en las tasas de ocupación de dicho sector. De manera indirecta todo este descenso ha repercutido negativamente en las tasas de consumo de otro tipo de recurso haciendo caer a otros sectores, como es la industria o los servicios.

Este contexto es directamente proporcional al contexto actual dominado por cifras de la tasa del paro escalofriantes. Según la EPA, los datos del segundo trimestre de este año, 2014, sitúan a España con una tasa de paro del 24,47% de la población activa. El aumento de la morosidad es perturbador, y la frivolidad que caracteriza al sector financiero provoca en la actualidad un número creciente de desahucios.

Según el Censo de Población y Vivienda del INE, 2011, en España el número total de viviendas supera los 25,2 millones, tras crecer en un 20,3% en la última década. El número de viviendas vacías en una década aumenta un 10,8% y se sitúa en 3,4 millones. Una de cada cinco de estas viviendas se encuentran en edificios construidos en los últimos diez años.

El día 16 de octubre de 2014, el periódico digital Público.es divulgaba este titular: El drama de la crisis crece: las ejecuciones hipotecarias suben 4% y los desalojos forzosos por esta causa un 21% .

Si se hiciera un reparto de viviendas entre todas las familias que no tienen, cada una de estas, podrían acceder a una vivienda, aun así seguirían existiendo viviendas vacías, esto se traduce en que el número de estas superan al numero de familias sin hogar.

Esta es la triste realidad en España, el sector financiero es partidario de tener un sin fin de viviendas vacías, mientras que los poderes públicos no sienten ningún pudor en que el número de familias sin hogar sea creciente. Ambos sectores se han olvidado del artículo 47 de la Constitución Española de 1978, que dice:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Este panorama es la característica principal de la economía española, la creciente distancia en la desigualdad cuya consecuencia es el sacrificio de las generaciones presentes, y el riesgo de las generaciones futuras de este país.

España se sitúa como segundo país con mayor pobreza infantil de Europa, superados por Rumania, según datos publicados por Cáritas.

Las medidas que los gobiernos han puesto en marcha, con una importante y amplia lista de disposiciones enfocadas al ahorro, recortando partidas presupuestarias, están provocando en la actualidad importantes problemas.

Según Moncloa[3], las medidas adoptadas por el Gobierno responden a tres ejes de actuación:

II.1. Medidas de ajuste presupuestario y de consolidación fiscal

II.2. Reformas estructurales para la competitividad

II.3. Estabilidad financiera  

El primer bloque corresponde

Cumplir con el objetivo de déficit público establecido para el final del año en curso (6,3%, tras la última revisión autorizada por la Comisión Europea) y para los próximos ejercicios, de acuerdo con el Programa de Estabilidad 2012-2015.

Medidas de ajuste presupuestario para la reducción del déficit público

            Desde su primer Consejo de Ministros, el 23 de diciembre de 2011, el Gobierno ha adoptado

            Medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público y el Acuerdo de No Disponibilidad de Créditos para el ejercicio de 2012 (adoptadas el 30 de diciembre de 2011) suponen un ajuste de 15.000 millones de euros. Estas medidas incluyen, entre otras:

La congelación del sueldo de los empleados públicos y la congelación de la Oferta de Empleo Público (salvo para servicios públicos considerados prioritarios, para los cuales se prevé una tasa de reposición de efectivos del 10%: educación, sanidad, seguridad y defensa, inspección fiscal y laboral)

Con esta medida se pone freno a parte del desarrollo económico y humano, dado que al congelar salarios, se congelan acciones de consumo. Al cogerla la oferta de empleo público, se congela parte de la actividad laboral.

Esta es la primera contribución del gobierno al aumento de situaciones de desigualdad que fomentan estados de pobreza.

En el Sistema Nacional de Salud, y entre otras actuaciones, se reduce el gasto en medicamentos, se establece una Plataforma de Compras Centralizada y se controla la utilización indebida de servicios sanitarios por parte de residentes extranjeros.

Con esta medida se establecen parámetros económicos y sociales para acceder a la sanidad pública poniendo en riesgo la salud de las personas a las que les está afectando negativamente la situación financiera y económica.

El sistema educativo también se ve afectado, se reduce el presupuesto en las enseñanzas universitarias provocando un importante y poco asumible aumento de las tasas. En lo que respecta a la educación no universitaria, la reducción en cuanto al número de becas y la cuantía de las mismas, afecta negativamente al progreso educacional.

La supresión de la paga extraordinaria de diciembre a los funcionarios fue otra de las medidas enfocadas a reducir el gasto público, repercutiendo negativamente en la población.

A fin de aumentar los ingresos tributarios, se subió el IVA del 16% al 18% , medida por la que optó el anterior gobierno socialista, y que no fue suficiente a juicio del actual gobierno, que aumentó dicha subida del 18% al 21% actual.

Se reduce la prestación por desempleo a partir del séptimo mes a los nuevos beneficiarios, fijando la cuantía de la prestación en el 50% de la base reguladora; se modifican las condiciones de acceso a la Renta Activa de Inserción.

Se haría muy extenso este articulo si continuara exponiendo las mediadas adoptadas por los gobiernos que han estado en el poder durante la crisis. Medidas destinadas a promover la competitividad, reducir el gasto y, supuestamente, a mejorar las cifras del desempleo.

La realidad es otra y así los muestran los datos.

En España, según datos de Eurostat, en el año 2013 el 27.3% de la población vive en situación de pobreza, situándose por encima de la media europea que en 2012 estaba en 24.8%, mientras que España, ese mismo año, alcanzaba la cifra de 28.2% .

Según la encuesta de condiciones de vida del INE, 2013 la situación económica de los hogares se encuentra de la siguiente manera:

El 16,9% de los hogares españoles manifiesta llegar a fin de mes con “mucha dificultad” en 2013. Este porcentaje supera en 3,4 puntos al registrado el año anterior.

Por su parte, el 41,0% de los hogares no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos frente al 41,4% del año 2012.

El 45,8% de los hogares no se puede permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Este porcentaje es 0,7 puntos mayor que el registrado en 2012.

El 9,3% de los hogares tiene retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad,...) en los 12 meses anteriores al de la entrevista. Este porcentaje es 0,9 puntos mayor que el del año anterior.

Según este estudio, Extremadura (20,9%) entre otras dos regiones más, Murcia (23,8%) y Andalucía (23,4%), son las Comunidades Autónomas con mayores porcentajes de hogares que llegan a fin de mes con "mucha dificultad".

Lamentablemente las victimas de esta situación son los menores. Según Save the childrens[4] 3 de cada 10 niños y niñas (2.226.000) viven en España por debajo del umbral de la pobreza.

Según UNICEF[5] un 27,5% de los niños vive en riesgo de pobreza.

Una importante fracción de la población española esta sumergida en la nueva y nada deseable clase resurgente, la INFRACLASE.

La infra clase, situada entre la subclase y la clase u orden establecido, se convierte en la dominante. El concepto de Infraclase se define como el sector demográfico que ocupa el estrato social más bajo.– La calidad de vida de las personas que pertenecen a este sector social sufre múltiples desventajas y carecen de necesidades básicas.– En debates sociológicos lo relacionan con el termino de exclusión social.– Marx escribió un «lumpen-proletariado», luego la misma noción se aplico a las «clases peligrosas».[6] Se identifica por su compleja heterogeneidad, formado por grupos étnicos, parados de larga duración, precariedad laboral y educativa.

Esta es la cruel realidad española, este es el contexto en el que los ciudadanos viven o pretenden vivir. Esta situación es el escenario que no ven los poderes públicos en el año 2014.

España, que había formado parte de las principales potencias Europeas, es el segundo país con mayor pobreza infantil.

Esta es la marca España, esta es la realidad.

Estudios destacados

La evolución de la familia
Violencia doméstica
Cooperación transfronteriza y ordenación.

Información POSMER

  c/ El Castúo, 64. 06210 Torremejía. Badajoz

692-639-954 924-340-442

Responsable: Juan Francisco Díaz Cadenas

NIF: 44784094-N

Aviso legal
Política de privacidad
Política de cookies